Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Aprendizaje Compartido

Aprender implica un proceso de apropiación de una idea o conocimiento, desde las formas en que lo aplicamos en nuestras vidas, en nuestro cotidiano y con las intenciones que lo hacemos, e implica vincular este aprendizaje a las emociones y motivaciones vividas durante el proceso de aprendizaje. Así, el conocimiento adquirido nos resonará como un momento agradable, y determinará nuestro vínculo con esa idea, convirtiéndola en una posibilidad de emociones; ya que estas modelan nuestro modo de vincularnos con nosotros, con los otros y con el mundo. En esta propuesta nos acercamos, entre otros, desde dos enfoques:

Horizontalidad y respeto por las diferencias

Como parte del ciclo vital, las personas diferimos en etapas según nuestra edad cronológica, sin embargo, la tendencia a especializar nuestra convivencia en base a esta diferencia nos hace olvidar de nuestras similitudes y complementariedades.

Una de las principales diferencias entre “menores” y “mayores” de edad es el acceso al poder, el cual sucede junto a los cambios neurofisiológicos que permiten la capacidad de asumir responsabilidad de nuestros actos y mayor disposición de impacto sobre nuestro entorno. Y la más clara semejanzas la encontramos en nuestras sensaciones y emociones, aliadas primordiales del aprendizaje.

Juntando ambas realidades, la cronológica y la emocional, podemos acceder a una mirada respetuosa del otro, sea desde sus similitudes o diferencias, al reconocer que existe un tránsito desde el sentir la emoción hasta el poder nombrarla, logrando a través del aprendizaje, que nos deje de suceder a modo de impulso o arrebatos, hasta tener procesos conscientes. Todas sentimos alegría, hambre, miedo, desconcierto, sed, asco, tristeza, envidia y respiramos desde el inicio de nuestras vidas hasta su final.

En estos términos, nosotras como muchas, creemos en la horizontalidad entre las relaciones interpersonales para desdibujar las brechas de edad como estructuras de poder, asumiendo la responsabilidad de esa ventaja para promover equidad. Por lo que reconocemos al adulto como aquel que piensa el cotidiano del niño, cuyo cuidado garantiza su bienestar, apostando por su papel de permitir libertad total de actividades en todas las situaciones posibles y protegiéndolo de los peligros, fomentando la autoconciencia del mismo en su capacidad presente de impactar en sus entornos

Y es que todo el tiempo, a cualquier edad, el placer del calor y la alegría posibilitan la calma y disponen la confianza, mientras que, el displacer del miedo da lugar a la angustia que obstaculiza las posibilidades de relacionarnos con nuestro entorno. El aprendizaje nos sucede todo el tiempo, el qué y cómo lo aprendemos devendrá de las condiciones dadas.

Construcción del conocimiento colaborativo

Desde la premisa del intercambio, nuestra propuesta pretende ofrecer y recibir, enfatizando en la relevancia del intercambio y la construcción que sucede en ese devenir, anticipando una ganancia mutua por el encuentro, definida como el logro de construir un vínculo en un ambiente seguro que promueva una tejido humano confiable.

Para esto, se reconocen las cualidades y emociones de las participantes, recibiendo con apertura a sus seres y saberes, escuchando sus ocurrencias, intereses, habilidades y todo lo que deseen compartir, con el mismo fin de predisponer los ambientes de aprendizaje, contribuyendo a su sostenimiento.

Estructura

Sesión 0
Previa al taller

  • Sintonizar el discurso 

Cada integrante del equipo tiene claros los objetivos que nos llevan a ese encuentro y la forma en que proponemos relacionarnos con quienes compartiremos los espacios de taller. Se redacta un discurso adaptado a las palabras y enfoques del equipo, se lee, se discute y se hace propio. Se plantean diálogos de encuentro a través de diversas dinámicas de intercambio y de confianza.

  • Precisar los logros y objetivos

Además de los objetivos generales del proyecto y de cada espacio de taller, cada sesión tiene una serie de objetivos y metas específicas, que deben identificarse y definir las herramientas adecuadas para identificarlos como alcanzados o pendientes. También se busca definir cómo actuar ante posibles fallas de los objetivos, y las partes del taller que pueden reaccionar al contexto, siendo reemplazadas, disminuidas o integradas a otras sin afectar los objetivos.

  • Planeación de la ambientación y provocaciones

Definir e identificar las necesidades materiales de cada espacio de taller, para adecuar y preparar su uso. Proponer las formas en que se utilizarán y posibilidades alternativas. Estos materiales deben disponerse previamente a la llegada de las personas participantes, determinando así también el ambiente en que son recibidas.

Sesión de Apertura

Inicio de taller
Recepción, saludo y presentación del proyecto

  • ¿Quiénes somos, a qué venimos y qué proponemos hacer en este tiempo compartido?

El saludo, como en todo vínculo, es precisamente la apertura a este, y determina de manera importante hasta dónde se puede llegar con él. Explicamos nuestro interés en este encuentro, nuestros objetivos y nuestra presencia desde un lenguaje coloquial y accesible, utilizando términos comunes y los que se buscan hacer comunes.

  • Explicamos el proceso del taller y lo que se espera del mismo a modo de resultados.

Anticipar los procesos que se proponen es una muestra clara de cuidado y respeto para las personas con las que vamos a interactuar, de esta manera se preparan para el proceso con la confianza de que  nada vendrá como algo impuesto de manera sesgada o incierta, sabiendo que cada participante colabora en generar un proceso de confianza, imprescindible para la construcción de un sólido equipo.

  • Presentaciones de participantes

La escucha de nuestros interlocutores es fundamental para conocernos, saber sus nombres, gustos, intereses, similitudes y las diversas emergencias que deseen compartir. Para lo cual se proponen juegos, conversaciones y variadas posibilidades de encuentros.

  • Encuesta de entrada

Herramienta para conocer su posición acerca de las actitudes de aprendizaje propuestas: autonomía, experimentación y colectividad, y aspectos técnicos básicos de las herramientas a comprtirse en cada experiencia de aprendizaje.

Sesiones Intermedias
Desarrollo

  • Asamblea de inicio (15 min)

El encuentro inicia con el mirarnos y escuchar. La pregunta  ¿cómo llegamos? nos sirve para realizar un recuento de la sesión anterior y disponernos a nuestros objetivos del día, definiendo la ruta de acción y los acuerdos grupales necesarios.

  • Actividad de experiencia artística

El centro de la acción está dado por la oportunidad de experimentar con nuevos materiales y oportunidades de creación. Lo cual se cristaliza en la construcción de resultados colectivos.

  • Asamblea de cierre (15 min)

Las separaciones o cierres son parte importante de la interacción y se requiere un tiempo para cambiar de disposición antes de retomar el cotidiano. Por ello, se plantea un momento de cierre de sesión en el que se puedan recoger las impresiones respecto a ese compartir ¿Qué les pareció el día de hoy? o que les ¿Qué les provoca para la siguiente sesión?

Sesión final
Cierre de taller y despedida

  • Recojo de información 

Con la intención de poder valorar el impacto del taller desde los participantes se les solicita resolver una pequeña encuesta que es un espejo de la primera, la que incluye su posición frente a las actitudes propuestas, los conocimientos de manejo de las herramientas y propuestas de aplicación del aprendizaje en el cotidiano, y de talleres que puedan interesarles como actividades a futuro.

  • Verbalizar nuestros aprendizajes compartidos

El cierre de la experiencia compartida está dado por el ritual de despedida, con este fin se dispone el espacio del diálogo para poder compartir las ganancias del encuentro, dar luces de posibles futuros aprendizajes, responder a posibles dudas o brindar recomendaciones. El solicitar  las palabras resumen ayuda a sintetizar a una expresión la experiencia del taller, pero se consideran diversas actividades acordes a cada taller.

  • Compartir de resultados

Momento para compartir y disfrutar de los logros colectivos.

  • Niykuway: espacio de expresión libre

En una parte visible y permanente con materiales a mano (un papelote instalado en una pared, plumones y pasteles), este espacio se encuentra disponible para recopilar opiniones e información a partir del qhelqay (garabatear) aplicado al dibujo y la escritura. En la mayoría de casos las participantes prefirieron expresarse al final de las sesiones.